Lugares de atención para que nadie esté solo

Esta ONG ubicada en Oberá, Misiones, administra dos Hogares que reciben a adultos mayores con discapacidades.

Por Cecilia Millones
020412a

Lo que era en principio una misión de sólo tres años en la Argentina se convirtió para el padre Liam Hayes SVD en una experiencia que le cambió la vida. En 1986 llegó desde Irlanda a Oberá, provincia de Misiones, donde sin conocer una sola palabra de castellano descubrió una realidad que le borró de un plumazo aquella idea de regresar a su Irlanda natal.

“Encontré personas mayores sufriendo que estaban discapacitadas y abandonadas, y ya no podía dormir al verlas en condiciones infrahumanas. Sentí que tenía que hacer algo, porque la peor enfermedad del mundo no es la lepra, el cáncer o el sida, sino el sentimiento de no ser querido y de ser rechazado por todos”, contó Liam.

Así fue como este cura fundó, en Oberá, el Hogar Santa Teresa del Niño Jesús, y poco después el Hogar Virgen de Luján, afrontados gracias a la Fundación Cheshire, un organismo internacional que tiene sede central en Inglaterra.

Allí se brinda refugio a personas abandonadas con dificultades físicas, psíquicas, de aprendizaje y para mayores que no tienen dónde vivir. A su vez, se les da asilo a niños y, en ocasiones especiales, a quienes no poseen un sitio para recuperarse de sus enfermedades.

Los Hogares cuentan con más de 30 asistentes y profesionales que llevan adelante el cuidado de los 60 residentes. “Ninguno va a morir solo; va a estar acompañado por alguien en su camino al cielo. Y en esta tarea hemos conocido el dolor que experimentan muchos mayores antes de morir porque sus hijos no se han comunicado con ellos”, expresó.

Sin embargo, el reencuentro también ha sido posible. En un pueblo llamado Picada López encontraron abandonado a Carlos, de 65 años. “Fue asistido y con el tiempo comenzó a hablar. Pidió por su familia, y tras algunas investigaciones por parte de José, encontró a su hija María, quien vivía más cerca de lo que se había imaginado: su casa estaba situada frente al Hogar. No lo veía desde pequeña, cuando partió junto a su madre y sus hermanos a otro pueblito. Dudó en verlo, pero, finalmente, accedió al reencuentro y decidió acompañarlo desde entonces.

“No estamos dando un servicio, estamos salvando una vida al rescatar del abandono a quienes ni el Estado ni un integrante de la familia han podido sostener”, señaló José Alberto Jakubow, administrador de los Hogares hace más de 20 años. Tanto él como el padre Liam señalaron que necesitan de mucha ayuda para llevar adelante esta obra.

Una de las maneras de colaborar se puede realizar gracias al trabajo con la Fundación Levántate, con la que el Hogar podrá recibir donaciones por medio de tarjetas de crédito. Quienes quieran conocer otras formas de colaborar pueden ingresar en www.hogarsantateresa.org o comunicarse telefónicamente al (03755) 408302.

Fuente: Diario “La Nación”, 02/04/2012


Comentarios

Lugares de atención para que nadie esté solo — 1 comentario

  1. Hoy por motivos de tareas escolares de mi hijo Juan, debíamos dar un ejemplo para que lo mencionara en clase acerca de personas que hacen el bien por otros, y creo firmemente que esta actividad desarrollada por Liam, Cacho y todos (pero todos) los que a diario apoyan esta magnífica obra de Dios y mantenida por María nuestra madre, es el mejor de los ejemplos que pudiera encontrar hoy. Conozco, claro está, a ambas personas, Liam un Santo en la Tierra y Cacho un Tesoro sin precio. Un saludo, muy buen trabajo gente!

Deja un comentario