Carta de Navidad 2010

La Navidad es la gran época de esperanza para aquellos de nosotros quienes creemos en las palabras del poeta y cantor Johnny Duhan, que “Este mundo no es el fin”. Es por eso que no me importa decirles de las penas ocasionales que afectan nuestras vidas aquí en Oberá, así como lo hacen a nuestras familias y amigos en casa. La tristeza y la alegría son parte de nuestras vidas. Pero nuestras penas reciben una contestación de la Cristiandad.

La llegada de Cristo en un establo de Belén hace más de 2.000 años nos ayuda a transitar éste valle de lágrimas. Nos dirigimos a Él para recibir ayuda y consuelo en momentos de intenso dolor humano. Debemos aprender que, a través de la fe, podemos permitir que nuestras penas nos transformen, y que ellas finalmente cedan a una alegría que nunca nos ha de fallar.

Dos de los amigos muy especiales y verdaderamente importantes de mi vida pasaron a la vida eterna: el Obispo Víctor Arenhardt y la Sra. Mabel Baumeister. Ambos contribuyeron enormemente en la comunidad en que vivieron. Y yo tengo una razón especial de estar agradecido a ambos, puesto que me inspiraron y alentaron en comenzar con nuestros Hogares en Oberá.

 

Obispo Víctor Arenhardt, bendiciendo la estatua de la Virgen de Luján en el Hogar de Guaraní, en el 10º Aniversario de fundación

El Obispo Víctor nació en Misiones y fue el primer nativo de la provincia en ser ordenado Obispo cuando el Papa Benedicto creó la nueva Diócesis en Oberá en el 2009. Estábamos todos más que contentos con el nombramiento del Obispo Víctor. Él era una de las personas más humildes que haya conocido. Su caridad y generosidad con su tiempo y posesiones era proverbial. La iglesia aquí revivió bajo su liderazgo. El fue gran amigo y apoyo de estos Hogares que frecuentemente visitaba. Durante sus demasiado breves nueve meses como Obispo, nos condujo a dos liturgias importantes. El 8 de Diciembre, 2009: la Fiesta de la Inmaculada Concepción, fue el principal celebrante en la Misa en nuestro Hogar Virgen de Luján, en Guaraní, para los adultos de la tercera edad, celebrando el 10º aniversario de la institución; y el 21 de marzo último, el Obispo Víctor vino al Hogar Santa Teresa para bendecir el Calvario y la Tumba en nuestro Jardín Bíblico.

Temprano por la mañana del último mayo 17, nos despertamos para oír la trágica noticia de que el Obispo Victor y el P. Hugo, Canciller de la Diócesis, habían fallecido en un accidente automovilístico. Al principio quedamos mudos, horrorizados, incapaces de comprenderlo. Más tarde llegó el desahogo de las lágrimas. Miles de personas de distintas creencias religiosas lloraron juntos. Ricos y pobres llegaron juntos erigiendo una montaña de flores como tributo, afuera de la Catedral.

El Obispo Víctor nunca buscó las candilejas, y como escribo, casi lo puedo oír decir amonestando: “No canonicen a los muertos demasiado fácilmente. Recuerden que nada profanante puede entrar en los cielos, pero recen con la Iglesia para que el Señor tenga misericordia para con ellos”. Pero, todo lo que dije anteriormente, es verdad.

 

Mabel Baumeister con el entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Irlanda, Sr. Dermot Ahern T.D., inaugurando la pileta de rehabilitación del Hogar Sta. Teresa, el 19 de Marzo 2008

Otra gran amiga, Mabel Baumeister, falleció el 26 de Octubre último. Junto con su difunto esposo, Francisco, había adoptado cinco niños. No obstante, sus corazones continuaron perturbados porque había tantos niños abandonados en Misiones. Por lo tanto, construyeron una casa y encontraron una madre para criar a siete otros niños abandonados. Esto los llevó a construir otras seis casas más, para las cuales encontraron otras madres. Eventualmente, cientos de niños fueron cuidados y educados. Cuando estos niños fueron criados y dejaron los Hogares, sus lugares fueron tomados por algún otro. Escuelas primarias y secundarias fueron establecidas para los niños rescatados, pero también para otros chicos en ese vecindario carenciado, preparándolos todos para el empleo y una vida mejor.

Francisco había fallecido en un trágico accidente automovilístico, al tiempo en la que la séptima casa para los niños abandonados estaba realizada. En la Biblia la cifra “7” es más que un número, es la referencia mística de una misión realizada. Esto fue un gran consuelo para Mabel en el momento de la muerte trágica de su esposo Francisco. “Debemos dar hasta que nos duela” -solía decir ella-.

Recordando la bondad del Obispo Víctor y de Mabel, las palabras de Izaak Walton parecen adecuadas: “De estas benditas personas, démosle la justa alabanza: el Cielo estaba en ellos antes de que ellos estuvieron en el cielo”.

Otros fieles que partieron

Dos de nuestros residentes mayores partieron. Por favor recuerden a Nicolás Correa y Gerardo Correa en sus oraciones.

Nicolás vivió en la provincia de Buenos Aires con su hija en condiciones de mucha pobreza. Padecía de cáncer y estaba confinado a una silla de ruedas. Añoraba regresar a su provincia natal y volvió a Misiones a vivir en el Hogar Santa Teresa del Niño Jesús con nosotros, en agosto de 2008.

Gerardo se ha desempeñado como trabajador no calificado en una chacra. Fue internado en el hospital local regional, pero su condición desmejoraba rápidamente debido al abandono. Lo trajimos a nuestro otro Hogar, Virgen de Luján, en enero de 2009.

Nuevos residentes

Hemos dado la bienvenida a tres nuevos residentes al Hogar Santa Teresa éste año: David Jacobo Radke, María González y Bernardin Roa.

 

David Jacobo Radke

David vino a nosotros en marzo. Tiene 16 años y padece de una parálisis convulsiva y parálisis cerebral. Tuvo meningitis a los 8 meses.

 

María González

María ha sido paciente del hospital regional, de la sección de psiquiatría. También ella siempre quiso venir al Hogar Santa Teresa. Asistía a la Misa del sábado frecuentemente y nos dijo que ese era su deseo. María tiene dificultades auditivas, pero para nuestro conocimiento no tiene ninguna otra discapacidad. Le gusta ayudar en la cocina de tiempo en tiempo.

Bernardina está confinada a una silla de ruedas y tiene dificultades para oír. Previamente vivía con su madre ciega y un hermano discapacitado.

Los tres residentes se establecieron con su nueva y cariñosa familia, gracias a Dios.

Gracias a todos

Hace 24 años salí de la patria donde nací, Irlanda. Yo estaba muy triste y sollozado, con mucho miedo de llegar a la Argentina, un país donde yo no conocía a nadie y no conocía el idioma. Mi superior en Roma me envió a Misiones, un lugar desconocido para mí hasta aquel momento. Hoy en día no tengo palabras adecuadas para dar gracias a Dios, por haberme dado otra patria grande y generosa, la cual me recibió con los brazos abiertos y estoy muy feliz en mi país de adopción.

El año pasado los Superiores de mi Congregación del Verbo Divino, me preguntaron si yo quería volver a Irlanda para jubilarme, mi respuesta fue: “cuando mi vida termine, quiero que mis restos sean guardados para siempre en el fondo de su bendita tierra, cobijados por la aureola de un cielo celeste y blanco como los colores de la bandera”. Doy a gracias a Dios por estar en Argentina.

La falta de espacio no me permite comentar otros eventos. Pero fue una gran alegría para nosotros tener al primer voluntario argentino Joaquín Schenone, quien pertenece a la Comunidad de la Parroquia “Nuestra Señora de la Merced”, de Becar, Prov. de Buenos Aires. Este joven escuchó sobre nosotros y nuestras actividades a través de la familia de Silvina y Javier y Iraola.

Hace más de un año atrás llegué a la Iglesia en Glastool, Dublín-Irlanda, para predicar y pedir ayuda de la gente para nuestros Hogares en Oberá, Misiones. Estaba cansado y con un poco de miedo para pedir. En estos momentos decaídos, para reforzar mi ánimo en predicar, pedí a “San Mario Junior” que me ayudara tocando y moviendo los corazones de la gente presente. Mario Junior era un bebé que llegó a nosotros la Noche del 24 de Diciembre de 2004 y fue al cielo el 8 de Mayo de 2007, Fiesta de la Virgen de Luján, Patrona de la Argentina. Todos sentimos la presencia de Dios en una forma muy especial en Mario Junior.

Dios escuchó mis oraciones a través de Mario Junior, lo puedo comprobar, porque a través de una persona en la congregación, pude conocer a una pareja fantástica, Silvina Iraola y su marido Javier. Ellos viven en Buenos Aires y por años yo estaba tratando de solicitar ayuda en Buenos Aires para nuestros Hogares y no tenía éxito. Gracias a Dios, ahora Silvina y Javier están en comunicación con nosotros.

Pidiendo como siempre

Ana Frank escribió: “Nadie jamás se empobreció por dar”. Como saben, el trabajo que realizamos aquí en Oberá es solamente posible debido al bondadoso apoyo de tanta buena gente.

Concluyo como es mi costumbre anual, pidiéndoles ayuda para nuestra labor, ya que dependemos de la vuestra. Para más información comunicarse con Javier y Silvina Iraola: Coronel Escalada 1200, L. 159, Barrio Laguna del Sol, General Pacheco – (1617) Buenos Aires. E-mail: jiraola#ngranos.com.arsilvinairaola#lagusol.com.ar / Tel. 011-40068301

Recuerden que hay tres maneras que Ud. puede ayudar a los Hogares en Oberá, a través de sus donaciones, a través del trabajo voluntario (si Ud. ó cualquiera que Ud. conozca está interesado, por favor, póngase en contacto con nosotros ó vea www.hogarsantateresa.org para mayor información y a través de sus oraciones.

Que Dios os colme de bendiciones durante esta Navidad y Año Nuevo.

P. Guillermo Liam Hayes SVD
Presidente-Fundador Hogar Santa Teresa y Virgen de Luján

_________________________________________________

Para su conocimiento, tenemos un gasto anual de $ 3.000.000,00 (pesos, tres millones), esto se genera al atender a 35 residentes discapacitadas, profundamente abandonados; 25 residentes ancianos abandonados; 26 empleados en relación de dependencia, quienes trabajan en las instituciones las 24 hs. en horarios rotativos. También contamos con tres profesionales para la asistencia.

Por cualquier colaboración con nuestra Institución, nuestra cuenta es:

Banco Macro, Sucursal Nº 002 – Oberá, Misiones
Avenida Sarmiento 878, Oberá Misiones, Argentina
Fundación Cheshire Argentina de la Santísima Trinidad
Cuentas corrientes Especiales Personas Jurídicas en Pesos
Nº 4-002-0940056063-7
CBU: 2850002-7 4009400560637-8

 


Deja un comentario