Carta de Navidad 2006

P. Guillermo Hayes SVD

La Navidad está casi encima de nosotros.

En los alrededores de Misiones la gente oye el canto fuerte de la “chicharra” que parece anunciar el gran evento. Al escribir, estoy pensando acerca de la gran esperanza que trajo Cristo a nuestras vidas cuando llegó a ser uno de nosotros. Su amor nos transformó y nos inspira a todos nosotros a amar y cuidar al otro.

Como siempre, es una alegría para mí compartir con ustedes algo de nuestra vida aquí en Misiones durante el año pasado. Pero también pienso en retrospección en mi primera Navidad en Misiones, hace 21 años.

Estaba muy atemorizado. No había elegido trabajar en esta parte del mundo. Hubiera preferido quedarme en algún lugar del hemisferio norte. Recuerdo pensar si podría aguantar la Navidad con un feroz calor y humedad de las condiciones tropicales, con temperaturas remontando por encima de los 40º C. Esta expectativa de este shock cultural me asustaba mucho.

Esa Navidad, un hermano misionero alemán me invitó a celebrar la misa de media-noche en una de las capillas en las afueras de Posadas. Traqueteamos sobre kilómetros de tierra colorada antes de llegar a nuestro destino, una pequeña capilla oscura con un techo galvanizado, piso de tierra, sin ventanas o puertas. Los mosquitos abundaban y nos atormentaban.

Pero la simple celebración me enfrentó con una hermosa tradición Navideña de Sud América. Nuestra congregación consistía de familias del barrio y los niños locales representaron la Natividad. Pusieron un bebé recién nacido durmiendo en su pesebre. Eran un cuadro de admirar, estos niños vestidos de ángeles, pastores y reyes. Y el bebé vivo en el pesebre me conmovió. El drama evocaba el espíritu de Navidad maravillosamente. Esta capilla pobre, sin piso, puerta o ventanas, iluminada tan sólo por lámparas y velas, podría haber sido la gruta de Belén en esa noche de Navidad hace 2000 años. Me hizo recapacitar cuán importante es la noche de Navidad. Esta gente maravillosa, a pesar de su extrema pobreza, desprendían una gran alegría y compartían generosamente sus pocas posesiones materiales. Daban de todo corazón. Me ayudaron a apreciar la belleza e importancia del nacimiento del Niño Jesús, quien llega con toda humildad a toda la humanidad.

Pero, volviendo al 2006. La tinta apenas se había secado en la carta de Navidad del año pasado, cuando recibí una invitación para asistir a una reunión del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico, en Bangkok (Tailandia). Asistí en calidad de representante de Leonard Cheshire Internacional. Fue una experiencia maravillosa y edificante. Hubo una gran camaradería y esos días pasados con gente de diferentes culturas -budistas, islámicos, africanos y otros- fueron muy energizantes.

Había gente de Vietnam, Camboya, Sud-África, Kenia, Brasil, Afganistán, India, Mongolia, Kazakistan y muchos otros lugares. Los trajes nacionales eran coloridos y variedades. Los temas de las conferencias eran interesantes y desafiantes. Y fue una gran experiencia espiritual encontrarse con gente transitando tranquilamente a través de sus asuntos, a veces bajo circunstancias angustiosas y peligrosas, brindando ayuda a los padecientes y los hambrientos. No reclaman ser algo fuera de lo común, pero su compromiso está muy lejos de ser el común.

Durante esta conferencia tuve el privilegio de ver cómo la inspiración y la energía de un matrimonio puede ser beneficiosa para otros miles. Me encontré con Tomas y Andrey Carson Harte de Co Down, Irlanda del Norte, quienes fundaron el Fideicomiso de Camboya para ayudar a las víctimas de las explosiones de minas. Esto comenzó hace algunos años cuando vieron por televisión las escenas de los horrendos sufrimientos de las víctimas de las minas terrestres. No podían olvidar las imágenes de gente mutiladas y condenadas a una vida de miseria y sufrimiento. Andrey y Tomás, quienes fabrican prótesis ortopédicas, decidieron visitar Camboya y ver directamente la realidad brutal. La visita cambió sus vidas y las vidas de miles de otros. Tomás ahora entrena a gente local en Camboya para fabricar prótesis. Él y su mujer han abierto un centro local para proveer a muchas más víctimas. Su trabajo de rehabilitación se ha expandido hacia Laos y Vietnam.

Gracias a gente como Tomás y Andrey y a muchos más, quienes estaban presentes en la conferencia, miles de personas tendrán una mejor vida en ésta Navidad.

Durante mi estadía en Tailandia me encontré con la Hna. Louis Horgan, una Hermana del Buen Pastor de Bandan, Co Cork. La Hna. Louis es una gran humanitaria y misionera y durante años a ayudado a incontables huérfanos en la calle de Bangock. Sospecho que ella no se ha percatado lo que ha logrado.

En cuanto al fondo cultural, visité el Templo del Buda de Esmeralda, me fascinaron las expresiones arquitectónicas magníficas de esta notoria cultura antigua. El escuchar los cánticos budistas en los distintos templos, me trajo a la mente el hecho que estamos creados para alabar. El cántico me hizo recordar que nuestras vidas fluyen hacia un gran encuentro con Dios.

Capítulo General de los Misioneros del Verbo Divino

El 16º Capítulo General de nuestra Congregación aconteció en Roma del 4 de junio al 8 de Julio de este año. El Capítulo General es el cuerpo gobernante más alto de la Congregación. Este Capítulo está, con la ayuda de Dios, renovando la vida y misión de los Misioneros del Verbo Divino a la luz de las enseñanzas de la Iglesia y las necesidades del mundo.

Celebración Bodas de Plata Sacerdotales del P. Guillermo Hayes SVD

Estuve muy conmovido por un evento sorpresa, organizado por los Misioneros del Verbo Divino, locales, el personal y residentes de los Hogares, el 25 de marzo, en la Fiesta de la Encarnación. El cura Párroco de Cristo Rey (donde yo me inicié), me pidió oficiar la misa en su parroquia. Es un pedido normal y yo estaba feliz de aceptarlo. Pero cuando llegué, había una celebración completa (con torta, adornos de todos los colores, papeles…) para celebrar mis 25 años en la Misión del Verbo Divino. Fue un gesto encantador. Ahora pienso retrospectivamente, cuando ante Nuestra Señora de Lourdes hice mis votos por no ser sacerdote. No quería ir a Sud América, y no quería trabajar en el área de discapacidad. Gracias a Dios, la gran Señora hizo oídos sordos a mi pedido.

Los queridos fallecidos

Ese momento, para lo cual hemos sido creados, este año llegó para una cantidad de nuestros residentes.

Pocas semanas después de irme para Irlanda, estuve apenado por la muerte de Carina (18) una de las grandes luces en el Hogar (gente que nos han visitado en Misiones, aún recordarán la sonrisa encantadora de Carina).

Carina con su sonrisa angelical, junto al P. Guillermo y a la Sra. Presidenta de Irlanda, Mary Mc Aleese (en su visita al Hogar en Marzo de 2004)

Recuerdo hace 15 años, fui llamado de un remoto lugar llamado Campo Viera, donde la madre de Carina puso una criatura de 3 años desnutrida y paralizada en mis brazos y huyó. Al paso de los años, Carina se fortaleció y llegó a ser el espíritu más vivaz del Hogar Santa Teresa. La difunta María de Ramírez, una de nuestras primeras residentes y la primera en fallecer en el Hogar, estaba dedicada especialmente a ella. Recuerdo la noche de los 15 años de Carina -un mojón para una niña en esa parte del mundo- cuando fue el centro de nuestra alegre celebración.

Falleció tan sólo 10 días antes de sus dieciocho años. Nos había asegurado el médico que no padecía nada serio. Pero, como tan a menudo en ésta parte del mundo, los médicos pueden equivocarse seriamente y el cuidado disponible en los hospitales locales puede ser seriamente inadecuado. También lo que fue en el caso de Carina.

Otros dos residentes, Rosalía y María, también fueron a la casa del Señor este año. Rosalía y María eran mayores que vivían en nuestro Hogar para Ancianos Abandonados “Nuestra Señora de Luján”, en Guaraní.

Las vidas de estas dos residentes, eran típicas del destino de miles de personas de aquí. Tuvieron una juventud y adultez de trabajo, padeciendo mucho sufrimiento y privaciones. Ambas trabajaron arduamente y por mucho tiempo bajo el sol caliente del trópico y soportaron feroces lluvias tropicales con el fin de subsistir. Ninguna tuvo lujos materiales que comentar. Las encontramos por separado en condiciones infra-humanas, desnutridas y deshidratadas y las trajimos a nuestro Hogar Virgen de Luján, donde llegaron a ser grandes amigas. Compartían la misma habitación y constantemente expresaban su alegría de tener un techo. Al resguardo de la lluvia, disfrutaban escuchar el agua batir contra el techo de chapas. Contentas de tener que comer.

Muchas veces las palabras del poema de Padraig Colum vinieron a mi memoria:
Oh, tener una pequeña casita, ser dueño de un hogar, una banqueta, y todo por una pequeña casita, una casa mía. Fuera del paso del viento y de la lluvia”.

Pero había una pena en las vidas de Rosalía y María, un dolor incurable, que nadie en los Hogares podía paliar. Ambas mujercitas tenían familias, pero sus hijos nunca vinieron a visitarlas. Algunas personas consideran a un padre de edad como una molestia y algunos hijos e hijas de devolver la deuda. Rosalía y María podrían estar de acuerdo con Shakespeare cuando escribió: “Cuán más filosa que el diente de una serpiente, es tener hijos desagradecidos”.

Su deceso pasó desapercibido fuera de los Hogares. Rosalía cayó y se lastimó la caja toráxica y fue internada en el hospital local. Me rogó que la llevase al Hogar, pero el médico le prescribió quedarse. Casi destrozó mi corazón tener que rechazar su pedido, y tres noches más tarde falleció repentinamente a las 22:30 hs. Decidimos no informarle a su amiga María hasta la mañana siguiente. Pero pasada media hora después de la noche, tan sólo dos horas más tarde, María también falleció inesperadamente. Fue triste, pero también consolador pensar que Rosalía no tenía que esperar mucho para reunirse con su gran amiga en la vida.

Felicitaciones

Todos en el Hogar nos unimos en agradecimiento a Dios por el nacimiento de la hija Coimhe a Kerry y Brian Keegan, nuestro gran sostén en Londres, quienes tanto hacen para ayudarnos a enfrentar las necesidades de algunas personas de las más olvidadas del mundo. Kerry es la secretaria de nuestra Caridad del Reino Unido.

Voluntarios y Visitas

Dios bendijo nuestro hogar con la presencia de nuevos y viejos amigos, visitas generosas y voluntarios durante el año pasado. Des Kelly y Tony Kavanagh de Waterford, fueron entre los primeros en llegar. Des y Tony han creado el Grupo de Ayuda de Waterford, Irlanda, e incluyo una copia del panfleto que han preparado.

Fuimos honrados con la visita del Juez Electoral (Chief Whip) del gobierno de Irlanda, Tom Kitt T.D, su esposa Jacinta y su secretaria privada Andrea Heron. También estuvimos encantados en darle la bienvenida al Embajador de Irlanda en la Argentina, Martín Ó Fainín y su esposa Anne.

Nuestro viejo amigo John Hayes de Limerick, quien está trabajando para establecer nuestro status en el sentido legal de caridad en Irlanda, visitó Misiones otra vez, éste año acompañado por Tom Carroll, June Walsh, Pauline Wynn y Coleen Roughneen, de Co. Mayo. También le dimos la bienvenida a Niamh Heraty de Mayo en su segunda visita a los hogares, acompañado por Regina O’Malley, también de Mayo.

Tuvimos una visita sorpresa de Lisa Casey y su novio Cian de Cork, Irlanda. Lisa es la hija de Lilian Casey, quien ha sido una querida y verdadera amiga de los hogares desde su comienzo. Ambas, Liliana y Breda O’Dwyer en Cappamore, estuvieron involucradas en la venta de Tarjetas de Navidad que hicieron tanto por ayudarnos.

Nuestro trabajo fue otorgando una sustancial mejoría en la calidad de vida, por la enorme contribución de otros trece voluntarios desde todos los puntos de Irlanda. Provenían de distintas profesiones y orígenes, maestros, enfermeras, albañiles, un ingeniero electrónico, un estudiante haciendo su doctorado en Filosofía, expertos en computación. Algunos de ellos eran grandes músicos tradicionales también. Unos pocos tenían una previa experiencia de trabajo voluntario en Tailandia, donde construyeron una casa para una familia de paseadores musulmanes, quienes habían perdido a su madre, padre, un hijo y una hija y un sobrino huérfano, así como todos sus bienes materiales en el Tsunami.

Estos voluntarios juntaron dinero antes de venir a Misiones. Bajo el feroz sol tropical, colocaron los cimientos para un nuevo depósito de nuestros Hogares (tendremos ahora un lugar nuevo donde depositar los futuros containers de Irlanda e Inglaterra) y tienen planeado enviarnos las muy necesitadas sillas de ruedas, elevadores, ropas, ropas de cama y otros ítems para nuestros residentes.

Muchos de los voluntarios estaban sacrificando sus vacaciones anuales para ayudar a la gente más pobre en el mundo. Me hace sentir feliz que gente acostumbrada a todas las comodidades de la vida, tales como el Ipods, cámaras caras, etc., están dispuestas a sacrificar este estilo de vida para pasar un tiempo ayudando a otros. Pero, al partir, cada uno de ellos me dijo con gran emoción, que la “ayuda” dada fue por lejos de un solo lado.

Me regocijo en el gran lazo que ahora existe entre nuestros Hogares y nuestros numerosos voluntarios fantásticos. Por ejemplo, mencioné en mi carta de Navidad del año pasado, de que un bebé muy especial, Mario Junior, nos llegó en Noche Buena del 2004. Mario Junior padece de hidrocefalia y hidroanancefalía. Todos nos hemos enamorado de él. Y mientras estaba enfermo, recientemente le rogamos a Dios que le permita quedarse con nosotros un poco más. Durante el transcurso de su enfermedad fue impresionante la cantidad de e-mails que recibimos de nuestros voluntarios, que habían retornado preguntando por él. Desgraciadamente, Mario Junior está mal otra vez. Nuestra esperanza es que, si fallece, irá con Dios desde el amor de los que lo rodean en el Hogar.

Gracias

Esta labor humanitaria, desde el Noreste de Argentina, sería imposible de realizar sin la ayuda de tanta gente de Irlanda e Inglaterra. Cada año me pongo nervioso antes de mi visita anual para la colecta de fondos, porque no es fácil pedirle a la gente donaciones. Pero las vidas y el bienestar de mucha gente, depende de vuestras donaciones y vuestra generosidad siempre nos anima.

Por nuestra parte, continuamos orando por ustedes.

Que la paz del Niño Jesús cobije a cada uno de ustedes a quienes amamos,
al rezar Brilla en nosotros, Emmanuel, Luz sin sombras,
enciende en nosotros, Emmanuel, la llama del amor.
Quema en nosotros, Emmanuel, Lucero.

(Caryll Houselander)

Con amor y bendiciones de todos en el Hogar “Santa Teresa del Niño Jesús” y “Virgen Luján”, Oberá, Misiones, Argentina.

P. Guillermo Liam Hayes SVD
Director Hogar Santa Teresa y Virgen de Luján


Deja un comentario