Inician proceso de beatificación del padre Hayes

La Diócesis de Oberá inició el meticuloso proceso que exige el Vaticano para determinar si se produjeron milagros por su intercesión. Recogen testimonios

UN SANTO OBEREÑO. “La peor enfermedad es la falta de amor”, decía.

La Diócesis de Oberá inició el largo y meticuloso proceso para la eventual beatificación del padre Guillermo Liam Hayes, fallecido el pasado 7 de diciembre en la Capital del Monte. Para ello, instruyó a todas las capillas y parroquias para la recepción de testimonios de los fieles que deseen contar sus experiencias junto al sacerdote o que hayan recibido una bendición, sanación o milagro mediante la intercesión del padre, tanto en vida como después de su muerte.

Si el proceso avanza, como firmemente creen los obereños, el obispo Damian Bitar y el superior de la Congregación Misioneros del Verbo Divino en la provincia, Juan Rajimon, Misiones tendrá en el Padre Guillermo a su primer Beato, lo que no es poco teniendo en cuenta que sólo siete argentinos obtuvieron esta calificación por parte de la Santa Sede.

“Estoy convencido de la santidad del padre Guillermo”, afirmó contundente Rajimon, quien confía en que el papa Francisco le dará curso al proceso, atento a los numerosos testimonios que reflejan la vida consagrada y digna de ser declarada “modelo de virtud” de Hayes.

En Oberá ya son muchos los motivados por esta posibilidad tan especial para la región, particularmente porque el padre Guillermo y su obra constituyeron un verdadero hito en la comunidad a partir de la creación de tres hogares que albergan y asisten integralmente a personas que fueron rescatadas del abandono: ancianos, discapacitados motrices y mentales, niños huérfanos y enfermos; todos reciben en los hogares alimento, un lugar digno para vivir, atención médica especializada y ayuda espiritual.

El obispo Bittar emitió el comunicado oficial invitando a todos los obereños a brindar sus testimonios en referencia a la intercesión del sacerdote. Los testimonios se remiten a todas las capillas y parroquias de la Diócesis por escrito y en sobre cerrado, para garantizar la seriedad del paso inicial y fundamental para la beatificación. En esta primera etapa, y en caso de que se confirme un milagro atribuido a la intercesión del sacerdote, los datos se analizan, se realizan contrapruebas, se sistematizan y se elevan al Vaticano.

Para Misiones “sería un honor”

“La Beatificación es el primer paso en el cual la iglesia oficialmente reconoce que hay una persona que ha vivido una vida de santidad”, explicó a PRIMERA EDICIÓN el sacerdote Juan Rajimon, quien amplió: “Para Misiones sería importantísimo, sería el primer caso declarado en la provincia, y más importante todavía sería el hecho de tener nuestro propio referente de santidad. Sería declarar oficialmente que hay un hombre que ha llevado una vida de real santidad y siempre en silencio, con perfil bajo, que ha hecho mucho por Misiones”.

El verbita  dijo que él mismo pide la intercesión del padre Guillermo para sus favores e intenciones, a tal punto cree en su santidad y en la posibilidad de que el proceso tenga un avance importante cuando llegue al Vaticano. “Invitamos a la gente a pedirle a Guillermo. Su santidad se va a ir confirmando con los testimonios, Dios va a ir acelerando el proceso”, dijo convencido. Y agregó que, para él, el primer milagro de Guillermo está “confirmadísimo. Es la continuidad de su obra como si él todavía estuviera aquí, entre nosotros”.

“Fue y es un hombre santo”

Juan Rajimon explicó brevemente los justificativos que motivaron el inicio del proceso con miras a la Beatificación de Guillermo Hayes: “Fue un hombre de mucha oración y mucha fe, un apóstol de la misericordia. Supo ver el sufrimiento de la gente y actuar en consecuencia, un hombre que no estuvo indiferente. Entregó la vida ayudando a la gente necesitada. Estuve en su pueblo natal en Irlanda y me contaba su familia que cuando Guillermo iba de vacaciones, en realidad se pasaba los días recorriendo las casas de la gente en mejor condición económica para conseguir donaciones para que los Hogares de Oberá pudieran funcionar. Cientos de personas mejoraron su calidad de vida gracias al trabajo de Guillermo. Estoy convencido de que es un santo”.

Guillermo Liam Hayes nació en Cappamore C Limerick (Irlanda) el 5 de abril de 1950. Apenas llegado a la parroquia Cristo Rey de Oberá, el 24 de marzo de 1987, lo nombraron capellán del hospital Samic local.

A partir de entonces comenzó a gestar una iniciativa conjunta con una organización internacional (Fundación Cheshire) y con el apoyo del entonces obispo de la Diócesis de Posadas, Carmelo Juan Giaquinta. Así, en 1992 nació el Hogar Santa Teresa del Niño Jesús para personas desamparadas con discapacidad, enfermedades genéticas o mentales y ancianos abandonados. En 2004 se fundó el Hogar de ancianos y personas abandonadas “Virgen de Luján” (en Guaraní) y finalmente, el 12 de junio de 2011, el Hogar de capacidades diferentes intelectuales “Espíritu Santo”, también en Oberá.

Fuente: Primera Edición

El P. Guillermo con el Papa Francisco, el 27 de noviembre de 2013 (ver la nota)


Deja un comentario